Fuego y llamaradas que me abrasan. Su cuerpo ya no es el de un humano, hace tiempo que se convirtió en ninfa, ninfa del fuego, ninfa de aquello que nos abrasa a todos por dentro. Se convirtió en algo eterno y que ya nunca más será de nuestro mundo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies