Lentamente te paseas por la oficina. Te observo desde a puerta, oculto detrás de un armario, sentado en la silla. Tu piel oscura, tu mirada tierna, la camisa acariciando tu piel, un abrigo, que más da. Quiero tocarte, pero no me está permitido. Solo soy el chico al que has elegido para que te grabe.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies