La hora del reloj digital parece detenerse en el mismo instante que mi esperma fluye por las cavidades de mi cuerpo hasta impactar contra el interior de tu sexo. Detenido el tiempo, tu y yo somos un solo ser unido por piel, carne, huesos y fluidos. Nuestra tensión sexual se mantiene hasta que nuevamente, el tiempo cruel rompe el instante y cambia la hora…

via Bend me Over

via Sweet Surrenders

via Lynne Daniels

via Wanderer of dark dreams

via Dawkman's heretical min

via BDSM, Und so.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies