Si me lo permites, déjame que me siente ante ti y disfrute de lo que me ofreces. Esa fruta prohibida que hay entre tus piernas, ese pecho cuya lado virginal es solo un recuerdo. Esos labios carnosos de tu boca que desea cubrirse de pecado.

2013-10-04-Inspiracion-001
2013-10-04-Inspiracion-002
2013-10-04-Inspiracion-003
2013-10-04-Inspiracion-004
2013-10-04-Inspiracion-005

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

3 Respuestas

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies