Aquella tarde no creí que fuera a ser diferente al resto. Música, baile y mucha gente. Era ya tarde cuando me encontré con una de las chicas que conocía de otras ocasiones. Extendí mi mano y le pedí un último baile. La música un Blues. Lento, erótico, electrizante. Ella se movía, yo me movía. Eramos uno. De repente, sin esperarmelo, alguien me agarró del brazo con firmeza. Era otra chica. ¿Permites? Y luego el dueto, pasó a ser un trio…

2014-01-14-Inspiracion-007 2014-01-14-Inspiracion-006 2014-01-14-Inspiracion-005 2014-01-14-Inspiracion-004 2014-01-14-Inspiracion-003 2014-01-14-Inspiracion-002

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies