Deposito mi dolor en ti, a través de las pinzas que aprietan lenta pero constantemente partes de tu cuerpo. El dolor aumenta y quieres que desaparezca pero el juego no acaba con unas simples pinzas. Mi lengua viperina recorre tu cuerpo desnudo causando un lejano placer. Mis dedos se mecen por tu piel hasta llegar a tu sexo, donde se introducen y provocan una explosión. Placer y dolor se entremezclan, porque existe tanta maldad….

20140914-Pinzas008 20140914-Pinzas007 20140914-Pinzas006 20140914-Pinzas005 20140914-Pinzas004 20140914-Pinzas003 20140914-Pinzas002 20140914-Pinzas001

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

3 Respuestas

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies